Epidural_edited_edited.jpg
crecer_web_RGB-white.png

Parto con epidural:

Entrevista a Dra Laia Vidal, obstetra
@tuinstagine

Sobre la Dra Laia Vidal

Dra Laia Vidal es obstetra y ginecóloga especializada en patología materno-fetal (Obstetricia de Alto Riesgo) a nivel ambulatorio y de Hospital Terciario en la provincia de Barcelona.

De forma paralela, Laia tiene consulta privada donde realiza seguimiento y cuidado de la mujer en todas las etapas de su vida (adolescencia, edad ´fértil, madurez y menopausia).

En este Crecer hablamos con Dra Laia Vidal sobre el parto con epidural y éstas son algunas de las cuestiones que cubrimos:
 

¿Cuándo y cómo se introdujo la epidural en el paritorio?⁠⁠
¿Qué pasa exactamente desde el momento que pido una epidural?⁠
⁠¿Qué tenemos que considerar en este momento?⁠
⁠¿Qué tipos de epidural existen?⁠
⁠Riesgos y beneficios de la epidural

Crecer - Stories (15)_edited.jpg

¿Cómo se introdujo la epidural en los paritorios?

Siempre ha habido un pequeño porcentaje de partos complicados, y desde siempre se ha intentado ayudar a dar a luz de forma satisfactoria con distintos medios (instrumentos, técnicas, cesárea,...) pero sin una anestesia correcta. Ésto ha ido evolucionando, con el objetivo de que la mamá lleve estas intervenciones lo mejor posible. 

 

Se introducen en la medicina las técnicas de dormir solo la parte del cuerpo necesaria, en vez de una anestesia general que le llegue al bebé. 

 

La epidural se empieza a utilizar en España en 1975 por el Instituto Dexeus en Barcelona. En principio se utiliza solo para los partos complicados, pero por una decisión política se acaba generalizando. Política y marketing por parte de las empresas privadas que vendían el parto sin dolor. Luego la Sanidad pública adopta esta medida para equipararse a la privada. Pero no por temas científicos o por consenso con ginecólogos y comadronas. Cada vez se hospitaliza más el parto y el 93% de mujeres utilizan algún tipo de anestesia.

¿Cuáles son los riesgos de la epidural?

Como todas las decisiones que tomamos durante el parto tenemos que conocer los riesgos. La Dra Laia Vidal habla de tres pilares en cuanto a riesgos:

 

1- Los efectos secundarios: la epidural, como cualquier otro fármaco tiene efectos secundarios y aunque leves estos son los principales: picor generalizado, náuseas y vómitos, temblores y fiebre. Ésta última es la más importante porque obliga a actuar con otros fármacos o incluso a hacer una cesárea, ya que no se puede saber si la fiebre viene por la epidural o una infección que podría ser peligrosa tanto para bebé como para mamá. 

2- Complicaciones de la técnica: dolor lumbar es la complicación más frecuente (2 de cada 10 mujeres) y puede ser hasta después del parto. 

 

Otra complicación es la hipotensión materna, la cual se puede solucionar fácilmente en el hospital pero el in-pas puede causar taquicardia al bebé, es decir, que el corazón del bebé vaya más lento. Si pasa ésto se deberán aplicar más tratamientos para subir la tensión de la madre y aumentar la frecuencia cardiaca del bebé. También se intenta evitar hidratando mucho a la madre y por este motivo se pone una vía intravenosa antes de administrar la peridural, que es otra pequeña “intervención”. 

 

Otros efectos que son menos frecuentes son las retenciones urinarias causada por tener la vejiga dormida durante horas. En un 1% de los casos la epidural puede causar cefalea o dolor de cabeza durante días o semanas. Por último, complicaciones más graves que pasan muy raramente, pero pueden causar pérdida de sensibilidad de una parte del cuerpo.

3- Los efectos sobre el parto: Es importante distinguir entre dos grupos, la epidural que se pone cuando la mujer está de parto activo y la epidural que se pone en una inducción del parto por ejemplo. Y es que debemos pensar que vamos a intervenir en un proceso natural:

 

a) La epidural en un parto activo: si se pone demasiado pronto enlentece el parto. Enlentece la rotación de la cabeza del bebé, ya que el suelo pélvico no funciona a la velocidad que debería. La segunda fase y más dificultosa que es la bajada de la cabeza por la pelvis también se ve ralentizada. Esto puede llevar a una instrumentalización del proceso porque pasa más tiempo del normal, y además la madre pierde la sensación de pujo. Lo cual conlleva mayores riesgos. 

En el caso de un parto complicado sí ayuda porque relaja a la madre, que a lo mejor ya lleva horas trabajando.

 

b) La epidural en una inducción: empezamos con medicación, oxitocina, etc. y la mamá siente más dolor, más cansancio,... entonces la epidural ayuda siempre que elijas el momento adecuado. A veces ayuda a que el proceso del parto progrese más rápidamente. 

 

Dar información y conocer la fisiología del proceso natural del parto es importante. 

 

Hoy en día hay un tipo de analgésico que permite a la madre moverse. La walking peri, es la misma técnica mediante un catéter en la columna, pero la dosis es inferior y el tipo es un poco diferente. Pero también viene con riesgos. Además, el dolor del parto no desaparece y a veces algunas mujeres no lo soportan y piden subir la dosis, con lo cual estamos en una epidural clásica y el movimiento ya no es posible. Con la walking notas los pujos y ésto sorprende a algunas mujeres que no se lo esperan; quita las sensaciones de las contracciones pero no la presión del pujo. 

 

La walking epidural también es una medicalización del parto, lo cual viene con monitorización del bebé y una vía.

Además las mamás deben saber que ponerse una epidural no quiere decir que no se tenga que hacer nada. La mamá debe continuar teniendo un rol activo para ayudar a que el bebé vaya descendiendo por la pelvis. 

Laia lanzó la pregunta retórica de “hoy en día, ¿la epidural complica partos?” Se empezó utilizando la epidural para partos complicados pero quizá ahora estamos complicando partos por el uso de la epidural. Y es que aunque se ponga la epidural es importante que la mamá continúe trabajando para ayudar a que el bebé nazca. Estando informada sobre qué es la epidural y que no es (por ejemplo, no es oxitocina sintética) y estando preparada para colaborar y parir a su bebé.

 

Consejo → aunque te pongan la epidural debes continuar haciendo cosas que te ayuden a crear oxitocina. Piensa en los 5 sentidos, no te distraigas o hables demasiado, disfruta del momento y vívelo como una experiencia empoderadora. 

¿Cómo es el proceso de ponerse la epidural?

Se pincha en la columna, en la zona anterior a la médula. Se deja un catéter para ir administrando las dosis de forma continua y además la madre puede aumentar la dosis. Se requiere una monitorización continua para controlar que el bebé no haga alguna reacción.

También hay veces que no funciona del todo o hay zonas concretas que no quedan insensibilizadas. Por este motivo es importante prepararse para estas sensaciones intensas. 

¿Es dolorosa la aplicación de la epidural?

Se pincha la zona con un anestesia local, que sí duele, y luego se pincha la columna para la epidural. Además puedes estar teniendo contracciones simultáneamente, con lo cual sí se nota. El momento más desagradable para las mamis es cuando se tiene que estar sentada durante una o más contracciones para administrar la epidural, ya que las contracciones son mucho más fácil de llevar cuando hay movimiento. 

¿Tener una epidural quiere decir tratar el parto como de alto riesgo? 

Automáticamente se está medicalizando el parto y por tanto se trata como tal. Tenemos la vía, el catéter y la monitorización continua. Esto último es básicamente porque no sabemos cuándo empieza o acaba una contracción pues la mamá no la nota, entonces no sabemos cuándo escuchar al bebé para asegurarnos que todo está bien, ya que estos momentos son en los que normalmente escuchamos el bienestar del bebé.

¿Se puede comer y beber si se va a poner una epidural? 

Hay distintos protocolos. Sí se puede, pero la controversia viene por un pequeño riesgo de tener que acabar poniendo anestesia general. 

¿Se puede poner una epidural si hay un tatuaje en la zona epidural?

En principio sí, pero hay que evitar pinchar el lugar de la tinta.

¿El óxido nitroso tiene menos riesgo?

No tienen nada que ver. Sí que tiene menos riesgo pero tampoco quita el dolor de la misma manera. 

Hay otras técnicas para llevar mejor las sensaciones del parto como la piscina, la respiración, la máquina TENS, el acompañamiento, etc. Existen modelos de acompañamiento del dolor en muchos países que funcionan pero desafortunadamente como la sanidad pública no se puede permitir estos modelos pues se administra la epidural a todas y ya está.

¿Podré moverme y caminar con la epidural?

Caminar en general no, ni siquiera la walking permite caminar de forma normal. Permite algún movimiento y posiciones pero con un soporte.

¿Existen otras técnicas para que la anestesia haga efecto inmediato?

La epidural debe ponerse cuando la mamá está en una posición óptima. Si esto no es posible, por ejemplo porque ya estamos en el expulsivo y es difícil mantenerse quieta, lo primero que hacemos es convencerla de que puede hacerlo pues ya estamos al final del proceso. Alternativamente existe la intradural y dura un tiempo límite de 45 o 60 minutos. Ésto es lo que hacemos con una cesárea electiva y bloquea completamente. 

La ‘cola de caballo’ es un pinchazo y evita sentir el aro de fuego.

Por último existe la opción de un pinchazo en la vagina que es una anestesia local pero que realmente es difícil y molesto de poner en ese momento. 

 

Incluso hay médicos que piensan en poner la epidural en casos de partos de riesgo “por si acaso termina en cesárea”, pero no debería ser el caso, pues se puede poner anestesia de forma super rápida. En cambio sabemos que por el mero hecho de intervenir puede llevar a más intervenciones. 

 

Así que siempre debemos tener en cuenta los riesgos y beneficios para tomar las mejores decisiones para nosotras y nuestros bebés.

¡Muchas gracias Laia!

Os recomiendo visitar su Instagram y página web